AG Noticias
Sin categoría

El clásico del diván

Por Gustavo Gutiérrez

 

El psicólogo tiene solo dos turnos dados. En el primero, el paciente confiesa impaciente que no sabe qué hacer con el equipo. Afirmó seguro -y sus palabras ya lo contradicen- que tendría dos formaciones. Aplicar una en condición de visitantes para traerse un puntito, con casi todos defendiendo y casi nadie atacando. En casita, una absolutamente distinta, para sumar de a tres.

Pero resulta que en Alberdi juega igual que ante Aldosivi, y vuelve a perder como en Mar del Plata. El Dr. Chapatín le dice que Lértora y Gil Romero te llevan siempre a la misma calle, que no meten una sola pelota entre líneas porque están para otra cosa. También le refiere que dos con pico y pala y por el medio es casi una obscenidad. Le dice que Guidara es mucho más que Luna, y no entiende ni medio cuando el juvenil que es del club se queda en el banco. Le pregunta por qué lo dejó a Brunetta en cancha tanto tiempo hasta que se desgarrara, cuando con una contractura hubiera podido estar frente a la “T”.

El médico no sabe de qué juega Denis Rodríguez ; le pregunta por qué la zaga central es tan lenta, y por qué Suárez hace demasiado tiempo que está terriblemente solo.

El paciente lo mira… no habla… Parece irremediablemente perdido. El médico -bicho, él- le dice: “Disculpe, disculpe… ya vuelvo”. Y le sirve para ir a ver al otro paciente.

Y el otro, derrumbado en el sofá, soporta estoico el cuestionario. ¿Usted cree que Araujo en serio es más que Quintana? ¿Por qué obligar a Cubas que en posición “ocho” fracase una vez más? ¿Usted no se anima a sacarlo a Guiñazú? ¿Por qué Ramírez juega para él y no para el equipo y Pochettino parece el primo del que jugaba en Defensa y Justicia?

¿Por qué Arias volvió a no pisar el área? ¿Por qué no pidió un “tres” si Medina y Escobar no dan la talla? Este paciente tampoco responde, se queda con la mente en blanco…

El Dr. Chapatín esgrime en su informe una certeza casi absoluta: los DT (o los pacientes) están cerca del horno. Confundidos, tercos, tozudos. Quieren morir con la suya. Como Basile ¿se acuerdan? antes de Colombia. A las obviedades no le dan pelota…

Por eso las incongruencias en el armado y la disposición de sus equipos. Los mandan definitivamente a rendir este domingo. A los dos. Quieren zafar con el empate de siempre, pero el juego propiamente dicho… desaparecido en acción. Sin una sola idea asociada.

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Entrega de Resoluciones de Legítimos Poseedores

Micaela Ibos

La yerba tendrá un aumento del 10% a partir octubre

Renata Palazzi

Why You Should Pound Chicken Breasts Before Cooking Them

admin