AG Noticias
Salud

“Hay que entender que el alcohol es una droga”

Alcohol en exceso en adolescentes, una tendencia que crece

Ahondamos en una de las problemáticas más comunes y naturalizadas de nuestras sociedades. El consumo de alcohol viene ganando cada vez más terreno entre los niños y adolescentes. Hablamos con el Dr. Fernando Mina y la Lic. Vanesa Rescala Osre para conocer cuál es la situación en la ciudad.

Cada vez son más los niños y adolescentes que incursionan en el mundo del alcohol. La ingesta ha dejado de ser una cosa de adultos y ha cobrado terreno en la niñez/adolescencia. Según estadísticas oficiales, la edad de consumo es cada vez menor. Al respecto, decidimos entrevistar a dos referentes de la ciudad que trabajan con el tema de las adicciones. El Secretario de Salud, Desarrollo y Equidad Social, Fernando Mina, y la Coordinadora del Área de Adicciones RAAC 2, Vanesa Rescala, nos explican sobre esta problemática tan naturalizada en la sociedad.

¿Qué estadísticas se manejan en cuanto al consumo problemático de alcohol?

Rescala: Nosotros en el Área de Adicciones, que es RAAC 2, dependiente de la Secretaria de Salud, Desarrollo y Equidad Social a cargo del Dr. Fernando Mina, tenemos al momento 340 historias clínicas abiertas. De este número, el 19% son problemáticas relacionadas al alcoholismo.

En este momento, en su mayoría, son varones y adultos. Pero se trata de personas que llegan al centro asistencial por alguna orden judicial. Es decir, de los pacientes alcohólicos hay pocos por demanda espontánea. Vienen derivados de instituciones judiciales en general. Esto, no nos marca que sean ellos los que tienen mayor consumo problemático.

Mina: Si hablamos en estadísticas generales, según datos de SEDRONAR, la OMS o la UNC, la población problema son los adolescentes de 14 a 19 años.

En adolescentes no se ve la adicción, se ve el consumo episódico excesivo de fin de semana, la famosa ‘previa’.

Ahí en pocas horas están consumiendo un alcohol totalmente excesivo. Por ejemplo, un vaso de alcohol tiene aproximadamente 14 gramos; se considera consumo excesivo 4 medidas –en mujeres- y en varones, 5. En las previas llegan a estas medidas y después cuando salen al boliche continúan consumiendo hasta llegar a las 8 o 10 medidas.

Rescala: Este consumo episódico excesivo genera un montón de trastornos asociados. Hablamos de un cerebro que está en su total capacidad de desarrollo. Hay estudios que reportan que a largo plazo los adolescentes que consumen nocivamente van a tener riesgos a nivel funcional y estructural en sus cerebros. Además estos episodios hacen que se dispare la probabilidad de tener una futura adicción en la adultez.

Un adolescente que tiene este consumo excesivo episódico tiene 4 veces más chances de generar una adicción.  

Desmenuzando estadísticas

Cada vez es menor la edad de consumo en los adolescentes. Ambos especialistas explican que mientras más precoz sea el consumo de alcohol, mayor será la posibilidad de tener una adicción a futuro. “No es lo mismo iniciar en el consumo a los 13 o a los 12 años, que iniciar a los 15 o 16. Tiene más chance de no tener una adicción el que arrancó a los 15/16 años”, explica la licenciada.  

El consumo excesivo de alcohol no sólo acarrea problemas propios de salud

Consecuentemente, están asociadas otras problemáticas como la violencia, las relaciones sexuales sin protección, embarazos no deseados, ITS.

“La droga no es la causa de la violencia, pero sí es un factor de riesgo. Se disparan los niveles de violencia, hay más posibilidades de suicidios, de homicidios, de accidentes de tránsito”, asegura el Secretario de Salud.

“En el 2016 en el mundo, 3 millones de personas murieron por problemáticas asociadas al alcohol. En Argentina, en 2018, murieron 3 mil personas por alcoholismo y por problemáticas asociadas como trastornos digestivos, cáncer, accidentes de tránsito, suicidios, homicidios, trastornos cardiovasculares”.

agrega Mina.

Si tenemos en cuenta la diferencia de ingesta en cuanto al sexo, el SEDRONAR aseguró que entre 2010 y 2017 aumentó un 50% el consumo en mujeres.  

Además, la OMS y el SEDRONAR apuntan a que el consumo problemático se da principalmente en la franja de 14 a 19 años.

La edad de inicio promedio  es de 14 años, pero hay reportes que hay consumo abusivo ya a los 12”, asevera Mina.

Cuando el alcohol empieza a ser un problema…

Consultamos cuándo y por qué la ingesta de alcohol se vuelve problemática. El doctor Mina nos compartió valores promedios de consumo en el cual 14 gramos es lo menos nocivo. “Cantidad de alcohol saludable, no existe. Pero lo menos nocivo es una medida de vino o una latita de cerveza. Estamos hablando de 14 gramos de alcohol y no de consumo diario”.

Mientras que la licenciada Rescala precisó que “el consumo excesivo son 4 medidas en mujeres y 5 medidas en hombres. Pero en las salidas promedio se llega a 10”.

En cuanto a las bebidas de mayor ingesta, en todo el país, el promedio asegura que son el vino y la cerveza. Pero en Córdoba, el fernet tiene su protagonismo.

Infografía recreada en base a lo conversado con los profesionales entrevistados

De igual manera, Rescala nos advertía que estas medidas comparadas ya son extremadamente nocivas para el cuerpo. “Todas las bebidas son nocivas, no porque el fernet tenga hierbas es más natural. Hay que tener en cuenta que un vaso promedio de alcohol ya contiene los 14 gramos permitidos”  

Los padres: posibles actores de cambio

Rescala: En una situación de intoxicación aguda el que actúa en primera instancia es el Hospital  Illia. Si la persona está intoxicada debe ir ahí porque es un procedimiento médico. Hay que estabilizarlo y una vez estable deberían mandarlo a RAC para que se trate.

Y este es otro de los problemas, porque estos niños no están llegando a RAC.

Los padres están pensando que consumir en la casa [las previas] es lo mejor que puede pasar porque en la calle hay más riesgos. Pero están habilitando que haya un consumo altamente nocivo en las casas. Entonces cuando pasa un episodio de esos, el padre lo lleva al Hospital, lo estabilizan y vuelven.

Están naturalizando el consumo.

Entonces, no se está entendiendo que a eso hay que agarrarlo de raíz; hay que atenderlo ahora, porque son los primeros pasos de que se tenga altas chances de tener una adicción.

Mina: Hay dos factores que fomentan al consumo.El primero, la percepción del riesgo.

Ellos no tienen la percepción de que el alcohol es una droga.

Es por esto que no entienden que ese consumo los puede matar o que está asociado a una de las problemáticas antes nombradas.

Y segundo, es la aprobación de los padres y del grupo de pares. Si vos estas aprobada por tus padres a consumir en la previa de tu casa, por qué en el boliche -que ya estas intoxicado- vas a poner el freno de decir “hasta acá nomás”. La aprobación del par, también fomenta el consumo y es doblemente alentado si el par consume también.

Políticas de prevención en la ciudad

“Es necesario en los colegios trabajar la concientización de que no es inocuo el alcohol, que genera un montón de daños y que la adicción es el último de los problemas que acarrea”, asegura Rescala. Es por esto, que es política pública de la Secretaría trabajar en las escuelas desde los niveles primarios.

En las instituciones educativas se llevan a cabo diferentes talleres con puntuales objetivos:
  • Fortalecimiento Familiar para padres: donde se refuerzan factores positivos  de la crianza y se  trabajan los causales de riesgo como una mala comunicación. De esta manera, se instrumenta a las familias para brindar una crianza saludable y libre de violencia.  
  • Fortalecimiento emocional: habilidades para la vida, la presión del grupo de pares, las emociones, cómo canalizar a través de otras cosas que no sea una droga.
  • Kermes de la prevención: a través de actividades lúdicas se trabaja la diversión sin droga. Además del trabajo en equipo, la cooperación, la confianza en el otro.

“Los talleres son a demanda del colegio. Se suelen hacer dos veces al mes. La semana que viene es el colegio Paulina Dominguez el que participará de la kermés”, adelantó Rescala.

Además, desde RAAC 2 se trabaja con adolescentes y familias que están involucradas en el consumo problemático. Se trata de un grupo de psicoterapia de instancia privada y confidencial.

Trabajo en RED

El Área de Adicciones de la ciudad trabaja conjuntamente no sólo con la Secretaría de Salud de  Alta Gracia, sino también en consonancia con la provincia. En el dispensario Ramón Carrillo se encuentra la RAAC 2, un espacio que tiene como objetivo trabajar en la asistencia directa de la víctima y su familia. Pero que también asume el rol de prevención y aborda la problemática en las escuelas.

Mientras tanto, existen 3 niveles más de contención a la víctima.

RAAC 1, enfocada en la prevención; RAAC 3, en la asistencia médica directamente; y RAAC 4, que es una comunidad terapéutica.

La RAAC 1 está en Anisacate. La RAAC 2, en el dispensario Ramón Carrillo. Y la RAC 3, en el Hospital Illia que debe estabilizar al paciente que posteriormente volverá a RAAC 2. “Cuando el paciente está complicado, porque hay mucho del contexto que lo lleva a consumir tenemos la RAAC 4. Se trata de una comunidad terapéutica donde la persona -que está bajo su consentimiento- trabaja en una rehabilitación intensiva. Es en una casa, donde ellos se cocinan y todo, pero asisten todo el día a talleres y psicoterapias para que puedan estabilizarse. Posterior a esto vuelven a RAAC 2”, precisó  la Licenciada.

En cuanto a cómo se trabaja con los pacientes en RAAC 2, nos aclararon que existen algunos pasos a seguir:  

La primera intervención es un momento de escucha. Se lleva a cabo una entrevista motivacional donde se busca la concientización del problema y que el paciente lo reconozca como tal. En segundo lugar, la motivación para el cambio. Lo que se lleva a cabo a través de terapias en consultorio y grupales, dependiendo el caso.

Consumo en adolescentes: ¿Se pueden evitar los altos niveles de consumo?

Rescala: Sí. Tenemos que tener en cuenta la percepción del riesgo, hay que trabajar mucho –no solo desde los equipos técnicos de salud sino desde la escuela y la familia-. Se debe entender que el alcohol es una droga, y que consuma en casa no hace que esa droga no le haga nada. De hecho consume cantidades peligrosas de alcohol. Entonces la familia debe desnaturalizar eso.

La aprobación de los padres, también es algo a trabajar. No llevar el alcohol a la mesa y que el niño tome ‘total no pasa nada’. Recordar lo que dice la evidencia científica ‘mientras más precoz sea la edad del que consume alcohol se dispara la posibilidad de tener una adicción’.

Hay que apuntar a que ese niño consuma alcohol lo más tarde que sea posible.

Otras de las cosas es mayor control. Que no se venda a menores, que sea más costoso y que no se haga publicidad o promoción.

El abuso en los consumos es una problemática que se debe trabajar en todos los ámbitos sociales. Desde las políticas públicas municipales se apunta no a una prohibición estricta del alcohol, sino en la posibilidad de brindar alternativas sanas que reemplacen esta droga.

“Hoy no funciona el “No a las drogas”, le tengo que dar al chico algo a cambio. Debemos dar un mensaje positivo, empoderar a la persona”, puntualizó Vanesa.

Desde la Secretaría de Salud y sus dependencias se apela también a no estigmatizar al consumidor sino de considerarlo bajo la premisa de “Hay un sujeto, en un contexto determinado, con una historia y factores socio económicos y políticos, en el cual la droga tiene una función”. Fernando Mina finalizó diciendo “La droga tiene un función en esa persona, entonces tratamos de armar una vida saludable para que la droga salga”.

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Semana Provincial de Prevención del Consumo de Drogas

Micaela Ibos

Charla sobre salud sexual en las escuelas

Micaela Ibos

Un simple análisis puede detectar el daño provocado por el Alzheimer antes de manifestar los síntomas

Micaela Ibos