AG Noticias
Editorial

Un miércoles distinto entre el despliegue policial, la desinformación y los falsos rumores

La ciudad se vio invadida de efectivos policiales. Pero también de rumores y falta de información oficial.

Este miércoles en Alta Gracia no fue un día más. Policías en cada rincón de la ciudad. Desconocimiento de qué estaba sucediendo y falsas noticias fueron la comidilla de una tarde agitada.

La de ayer fue una tarde entre la paranoia y el falso rumor. Como si fuera poco, se habría esclarecido un importante hecho delictivo ocurrido en los últimos días. La coincidencia de un operativo policial de saturación (dicen que programado desde hacía días) con los arrestos convirtieron a Alta Gracia en una usina de rumores y sensaciones encontradas.

Cuando promediando la tarde el helicóptero de la policía sobrevoló distintos barrios, todos pensamos que “algo raro” estaba pasando. No es de todos los días verlo volar cerca de los techos de las casas.

Al helicóptero se le sumaron policías (uniformados y de civil) por toda la ciudad. Muchísimas motos, la Patrulla Preventiva, la Guardia de infantería y efectivos llegados desde la capital provincial convirtieron a la ciudad en un sitio literalmente copado por las fuerzas de seguridad.

Este operativo de saturación, que periódicamente se realiza en distintas ciudades a modo de prevención estuvo coordinado y organizado desde hace días. Pero llegó a Alta Gracia en un momento muy particular, donde los vecinos están sensibilizados por una serie importante de robos ocurridos en los últimos tiempos (pese a que desde la Departamental se diga que el índice de robos bajó respecto al año pasado). Y para colmo, los reflejos informativos de la policía no estuvieron muy despiertos para contar de qué se trataba.

Así, surgieron todo tipo de comentarios. Las redes fueron el camino elegido. “Felicitaciones”, “Gran operativo, hacía falta”, postearon algunos. “Basta de circo”, opinaron otros. En fin… las redes.

Y en medio del desconcierto de unos, la paranoia de otros y el desconocimiento de la enorme mayoría, también las benditas redes sociales sirvieron para que un “pícaro” (¿será ese el calificativo?) hiciera viral la foto de un supuesto peligroso delincuente evadido de la cárcel y que “está siendo intensamente buscado en Alta Gracia”. La foto circuló tanto que desde la propia comisaria tuvieron que salir a desmentir esa fake news (falsa noticia). Esta desmentida llegó recién en horas de la noche, cuando la falsa noticia hacía rato se había apoderado de la ciudad.

La falsa noticia que alguien hizo circular por las redes y que se convirtió en viral.

Como si todo esto ocurrido (sumémosle los controles vehiculares en los distintos accesos a la ciudad) no alcanzara, ayer personal policial habría llevado adelante un procedimiento (QUE NADA TUVO QUE VER CON EL OPERATIVO DE SATURACIÓN) que habría tenido como consecuencia la aprehensión de dos de los posibles autores del millonario robo al abogado local Federico Bossi.

Si bien oficialmente aún no se ha dado nada a conocer, estarían detenidos un menor (de sobrenombre “Palito”) y su madre. Se estaría en la búsqueda de quien es la pareja de esta mujer. Se trataría de un peligroso delincuente de la ciudad de Córdoba, con frondosos antecedentes. El hecho de que esté identificado haría que su captura pudiera darse en las próximas horas, sin descartar que hubieran más implicados.

Y así transcurrió este agitado miércoles en Alta Gracia. Entre la desinformación, las noticias falsas, los rumores y algunas detenciones no confirmadas por fuentes oficiales. Lo que bien puede calificarse de un día agitado y poco convencional.

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Fuego cruzado en un Concejo con clima tenso

Gamero

La justicia ciega… y muda

admin

Bienvenido a AGNoticias, Germán Tinti

Gamero